Puertas para discapacitados en Huesca

Si en algún momento tú, u otro miembro de tu familia, necesita cruzar acompañado por cualquier puerta de la casa, para poder apoyarse, ésta deberá ser, como mínimo, de 82 centímetros de ancho. Incluida la puerta de entrada.

Por otro lado, ¿habías pensado alguna vez que una persona en silla de ruedas necesita, para acceder a cualquier vivienda, una rampa con una inclinación adecuada, que le permita subir o bajar por ella con la suficiente autonomía y seguridad? En definitiva, resulta imprescindible eliminar los escalones e incluso colocar asideros, siempre que resulte necesario.

¿Cuánto miden las puertas de tu casa?

La superficie de la rampa para acceder a cualquier puerta pensada para discapacitados debe ser de un material antideslizante, para cuando esté seca o mojada. Además, para que una persona con dificultades de visión pueda identificar el inicio y el final de la rampa, es importante diferenciar su color y textura, tanto al inicio como al término de ésta. De existir giros o cambios en el sentido de la dirección de la rampa, éstos siempre deben producirse mediados por un descanso o superficie plana, siempre horizontal. Toda rampa debe tener bordes laterales de protección, de una altura mínima de 10 centímetros y así evitar caídas accidentales. Además, deben también contar con un pasamanos a dos alturas: el primero a 95 centímetros para adultos, y el segundo a 70 centímetros para niños, y también para que suponga un apoyo a cualquier silla de ruedas. Además, si la rampa finaliza su recorrido ante una puerta, debe existir espacio suficiente como para abrir la puerta en su totalidad y dejar al menos 120 centímetros libres entre la puerta abierta y propia rampa.

En Todoservicio colocamos puertas para discapacitados. Pensamos en la mejor solución para convertir puertas ya existentes en correderas, realmente cómodas para las personas discapacitadas o que dispongan de una silla de ruedas. También comercializamos puertas pivotantes que, gracias a sus medidas de seguridad evitan que, sobre todo niños o personas con movilidad reducida, se pillen los dedos con las puertas. En definitiva, se trata de un sistema de puertas para discapacitados y niños cómodo y estético.

Pídenos presupuesto sin compromiso. Te asesoraremos de forma gratuita según tus necesidades particulares. Acudiremos a la vivienda o espacio que necesite una reforma o una adecuada adaptabilidad. Te presentaremos un proyecto que, sin duda, resolverá tu futuro y el de tu familia.