Mobiliario cocina para discapacitados

En Todoservicio partimos de que un diseño correcto en una cocina para discapacitados supondrá una vida útil de entre 20 y 25 años. Por ello, el mobiliario de la cocina pensado específicamente para discapacitados o personas mayores deberá cumplir unos requisitos tan importantes como, por ejemplo, una zona de trabajo útil situada entre los 40 centímetros y un metro y medio. Sus cajones, mejor extraíbles, eliminando las puertas en los muebles bajos. Tampoco las baldas, las cuales favorecen que las personas se agachen, adquiriendo malas posturas. En esta línea, también desaconsejamos los muebles altos. Éstos obligan a utilizar las nada recomendables banquetas o escaleras, que a menudo provocan accidentes domésticos totalmente evitables.

El mobiliario de cocina para discapacitados ideal es el que incluye una zona de cocción eléctrica. En Todoservicio recomendamos las vitrocerámicas y los sistemas de inducción por su facilidad de limpieza y porque detectan las fuentes de calor. De este modo, se evitarán posibles quemaduras y peligrosas fugas de gas, que pueden generarse a partir de silenciosas corrientes de aire que  pueden apagar parcialmente las placas de gas.

La importancia del mobiliario más adecuado

Los grifos del fregadero más recomendables por nuestra parte son los monomando con mango largo. Y mejor con manguera extraíble, para permitir utilizar la cocina a personas mayores, con discapacidad o movilidad reducida de forma cómoda y sencilla. De este modo, movimientos tan rutinarios como llenar de agua cualquier olla puede realizarse fuera del fregadero. Disponiendo de este tipo de grifo, y una vitrocerámica, la olla podrá ser desplazada hasta la placa de cocción con un mínimo esfuerzo.

En el caso del horno, el lavavajillas y la lavadora, y para que nadie deba agacharse, mejor si están elevados, evitando así sobrecargar las rodillas. En Todoservicio disponemos de la patente de una cocina motorizada, totalmente segura gracias a la técnica de fotometría aplicada, logrando un perfecto mobiliario adaptado para discapacitados. Cualquier usuario es capaz de bajar el módulo entero a su alcance, apretando un botón. Para que la zona de trabajo útil y la vitrocerámica pueda situarse, según el miembro de la familia que la utilice, entre 40 centímetros o 1,5 metros. De forma mecanizada, y en bloque, la zona de trabajo, pero también los armarios, alcanzarán mayor o menor altura. Así, todos los elementos de la cocina estarán siempre a mano, y evitarás el uso de las incómodas y nada recomendables banquetas o escaleras, por ser sumamente peligrosas.

Para ahorrar tiempo y lograr movimientos más fluidos, logrando mayor comodidad y efectividad, resulta importante la ubicación correcta de cada cajón, armario y mobiliario, dependiendo siempre de la frecuencia de uso. Podemos acudir a la vivienda que necesite una reforma nuevos muebles de cocina, presentándote un proyecto que seguro resolverá tu futuro, y también el de tu familia. Consúltanos tu presupuesto sin compromiso, así como todas las formas de financiación que tenemos a tu disposición.