Lavabo para discapacitados

La accesibilidad puede lograrse sin grandes inversiones. Con el fin de mejorar la calidad de vida de personas con discapacidad, personas mayores e, incluso, niños, tan sólo es necesario el sentido común. Para acceder al baño, en Todoservicio preferimos favorecerle la apertura a cualquier persona colocando manetas en forma de U. Resultan mucho más cómodas que los tradicionales pomos y disponemos de diferentes modelos y materiales, que seguro aportan un toque de estilo al hogar. También sustituimos puertas, aconsejando las correderas si existe suficiente espacio en la pared, mucho más cómodas para las personas discapacitadas. Éstas deberán ser de un mínimo de 82 cm de ancho de paso, para permitir que dos usuarios puedan entrar en el baño simultáneamente, asistiendo hasta el inodoro, ducha o lavabo. También para que puedan acceder en silla de ruedas.

Un lavabo para toda la familia

Los lavabos para discapacitados en silla de ruedas no deben incluir ningún mueble o cajonera en su parte inferior. En Todoservicio aconsejamos instalar lavabos a una altura más alta de lo convencional, con un mínimo de 70 cm. Si no existe un mueble bajo la pica y la altura no es excesiva, cualquier persona en silla de ruedas podrá acceder al grifo cómodamente y sin necesitar ayuda. Éste será un grifo extra alargado al que, a diferencia de la grifería con manecillas, redondeará un lavabo con accesibilidad. Además, niños y personas mayores podrán hacer un uso realmente cómodo del lavabo gracias a este sencillo, aunque elegante, sistema de grifos, sin requerir de la ayuda de familiares o adultos. También les facilitará su día a día a personas con artrosis o con dificultad a la hora de mover las manos. Sin duda, todos ellos ganarán en autonomía y confianza, ya que accesibilidad es sinónimo de libertad. Únicamente si somos capaces entre todos de prevenir y eliminar cualquier dificultad propia del día a día, lograremos que todos los miembros de la familia ganen en calidad de vida.

Más allá del hecho que una persona en silla de ruedas pueda moverse y girar adecuadamente en su propio baño, y alcanzar el grifo del lavabo, ¿habías pensado que también querrá mirarse en el espejo? El problema general es que los espejos convencionales están colocados demasiado altos, y totalmente planos, para que una persona sentada pueda reflejarse en ellos. Lo mismo les sucede a niños y personas de baja estatura. Sin embargo, en Todoservicio comercializamos espejos que quedarán ligeramente inclinados. De este modo, y sin apenas levantar la vista, cualquier persona logrará verse en el espejo. En definitiva, redondear un nuevo lavabo pensado para la accesibilidad. Complementos en una reforma en el lavabo para discapacitados y personas mayores, o niños, que no se les suele ocurrir a otras empresas de reformas convencionales. Tampoco a nuestros propios clientes. Por todo ello, en Todoservicio nos orgullece asesorar en la prevención para que, aunque un cliente no tenga problemas de movilidad o alguna discapacidad, obtenga soluciones al reformar su lavabo pensando en un tiempo futuro.